A finales de 2016 la inversión para la compra de viviendas o locales fue de 1.554 millones de euros a cambio de obtener el visado de oro. Los chinos y los rusos son los que acaparan, cada nacionalidad, un tercio de estas compras siendo Barcelona, Málaga y Madrid los principales destinos en la adquisición de propiedades.

En total, el conocido “visado de oro” ha atraído un total de 2.236 inversores y ha captado 2.157 millones de euros en inversiones desde que se puso en marcha a finales de 2013, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio. Inversiones que han ido a parar a los siguientes conceptos: 1.554 millones de euros a inmuebles; 495 millones a proyectos empresariales, y 108 millones a activos financieros.