Contratos de temporada, ¡Que no te engañen!

Llega el verano y con ello la contratación de trabajadores para realizar tareas y servicios propios de esta temporada. Esos contratos se conciertan para atender exigencias circunstanciales del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos, etc.,  que no pueden ser cubiertos por la plantilla fija de la empresa, pero que, por su propia transitoriedad, no justifica tampoco una ampliación permanente de la citada plantilla.

 

CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA:
En este tipo de contratos deben observarse las formalidades establecidas legalmente: ha de ser por escrito; en el contrato debe consignarse con precisión y claridad la causa y circunstancia que lo justifique, duración máxima de 12 meses con una única posibilidad de prórroga, etc.

Suele ser habitual que las empresas abusen de este tipo de contratos con el fin de evitar la contratación por tiempo indefinido. En esos casos, en los que el contrato se ha celebrado en fraude de ley, el trabajador tiene el derecho a reclamar el reconocimiento de la duración indefinida del mismo con todas sus consecuencias.

En caso de conflicto entre las partes, la prueba, que corresponde al empresario, debe centrarse en la concurrencia de las circunstancias que justifican la eventualidad de la relación laboral.

Si estás en una situación similar contacta con uno de nuestros abogados.

Javier Brustenga

Equipo Jurídico PycServis