El Certificado Energético: necesario para escriturar la compraventa de vivienda

El Consejo General del Notariado ha confirmado que si en el momento de realizar la compraventa de vivienda no se cuenta con el Certificado de Eficiencia Energética, obligatorio desde el pasado mes de junio de 2013, el notario rechazará la operación. Se establece pues, un importante filtro para las personas que pretendan vender o alquilar su vivienda.

El notario deberá informar al vendedor que participa en el contrato de compraventa de la obligatoriedad de contar con el Certificado Energético, por eso debe constar en la escritura pública el consentimiento del comprador de haber recibido dicha información.

Además, no se puede olvidar que de acuerdo con el régimen sancionador del Certificado Energético, está calificado como infracción grave vender o alquilar un inmueble sin que el vendedor o arrendador entregue este documento (válido, registrado y en vigor) al comprador o arrendatario. Las multas van de 601 a 1.000 euros.

Algunos inmuebles quedan excluidos del requerimiento del Certificado Energético, es el caso de las viviendas con una superficie útil total por debajo de los 50 m2, las viviendas que se compran con la intención de acometer reformas significativas o demoliciones, así como vivienda con uso inferior a cuatro meses al año, o bien durante un tiempo limitado al año y con un consumo previsto de energía inferior al 25% de lo que resultaría de su utilización todo el año.