Según los datos de la Agencia Tributaria rusa el coste medio de una inspección tributaria fue de 15 millones de rublos, frente a los 10 millones en el 2015.

Asimismo, tan sólo el 1% de las empresas inspeccionadas no tuvieron que hacer una liquidación adicional.