LA RESIDENCIA FISCAL Y LA AUTORIZACIÓN DE RESIDENCIA

 

Una de las mayores preocupaciones de los ciudadanos extranjeros residentes o titulares de inmuebles en España son las obligaciones fiscales.

 

La residencia fiscal en España, para los ciudadanos extranjeros se determina mediante dos criterios:

 

A-. El ciudadano extranjero es residente fiscal si permanece en España más de 183 días al año;

 

B-. El centro de sus intereses vitales se encuentra en España. Los indicios más relevantes de ello, es la residencia de la esposa e hijos menores de edad. Si residen en España, se presume que el ciudadano extranjero es residente.

 

Ser residente fiscal por lo tanto no es lo mismo que disponer de autorización de residencia: Es posible disponer de autorización de residencia sin convertirse en residente fiscal, aunque en ocasiones puede ser contrario a la normativa de extranjería y conllevar el riesgo de pérdida o la denegación de la renovación de la residencia.

 

LAS PRINCIPALES OBLIGACIONES FISCALES

 

Los Residentes Fiscales deben presentar una declaración de renta, indicando todas sus rentas, tanto las obtenidas en España como las obtenidas en el extranjero, pagando en su caso la diferencia entre los impuestos pagados en origen y los previstos en España, salvo si el Convenio de Doble Imposición dice lo contrario.

 

Asimismo deberán informar a Hacienda, mediante una declaración informativa, sobre los bienes y derechos situados en el extranjero, siempre y cuando el valor conjunto de los bienes comprendidos en cada uno de los tres bloques (inmuebles; acciones; cuentas bancarias) supere los 50.000€.

 

Asimismo, las personas físicas cuyo patrimonio supere 167.129,45€ deberán consultar si deben, de acuerdo con la normativa de su comunidad autónoma, pagar el impuesto sobre el Patrimonio.

 

Los No Residentes: si el ciudadano extranjero ha permanecido en España menos de 183 días al año y salvo determinadas circunstancias, será No Residente desde el punto de vista fiscal, aunque disponga de un permiso de residencia. Los No Residentes que dispongan de fuentes de rentas en España, como por ejemplo una sociedad limitada o inmuebles, igualmente están obligados a presentar la declaración, indicando las rentas obtenidas , ahora sí, únicamente en España.

 

Para los propietarios de inmuebles, es importante insistir en que además del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) y la tasa de “recogida de basura” los titulares de un inmueble en España deben pagar el IRNR, independientemente de si alquilan o no el inmueble.

 

Asimismo, los titulares de vehículos matriculados en España deberán pagar Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica.