La autorización de residencia no lucrativa

Este ha sido el tipo de residencia más utilizado hasta la fecha por los ciudadanos rusos que se han desplazado a España, sin embargo con la aprobación de la residencia para inversores ha quedado algo eclipsada y pocos hablan de la misma.

Ello no obstante, sigue en vigor, ambas residencias están reguladas por leyes distintas, y presente algunas ventajas, aunque también inconvenientes, con respecto a la residencia para inversores.

La primera gran diferencia es que la residencia no lucrativa no va ligada  a la compra de un inmueble, sino que la condición fundamental es tener medios económicos necesarios para sufragar los gastos de estancia y regreso y, en su caso, los de los familiares. El hecho de ser propietario de un inmueble, puede ayudar, incluso es exigido por algunos consulados especialmente si con el solicitante vienen menores de edad, pero en todo caso el mismo no ha de tener un importe determinado.

Otra diferencia es el tiempo de validez de la misma. La primera que se recibe tiene vigencia durante un año. La segunda durante dos años. La tercera por otros dos años y vencida esta se puede solicitar la residencia de larga duración que es por cinco años.

Después del primer año, esa residencia se pude cambiar por otro tipo de autorización como, por ejemplo, la de trabajo, ya sea cuenta ajena ya cuenta propia.

El principal inconveniente, respecto a la residencia de inversores, es el de que la no lucrativa solo permite ausentarse de España la mitad del tiempo de validez de cada una de las diferentes tarjetas.