La residencia de larga duración y la de larga de duración UE

La primera es aquella que permite residir y trabajar en España indefinidamente en las mismas condiciones que los españoles.

Se puede obtener dicha residencia, entre otros supuestos, cuando se ha residido legalmente y de forma continuada en el territorio español durante cinco años.

Dicha residencia permite ausentarse de España hasta por doce meses seguidos sin que ello afecte a su validez.

Cuando se es titular de la misma se puede solicitar la Residencia de Larga Duración U.E. (Unión Europea) para ello pedirán al interesado contar con recursos fijos y regulares suficientes para su manutención y, en su caso, la de su familia. Los recursos podrán provenir de medios propios o de la realización de actividades laborales o profesionales.

Esta residencia, la de Larga Duración UE, nos permitirá solicitar una autorización en otro Estado miembro  de la Unión Europea sin necesidad de visado y, a la inversa, la persona titular de una autorización de estas características expedida por otro país puede obtener en España la residencia sin que le sea exigible el visado.