El Ministerio de Trabajo de la Federación de Rusia indica que actualmente no es posible la contratación de un empleado, independientemente de su nacionalidad, para realizar un trabajo a distancia si el trabajador reside en el extranjero. Este criterio puede afectar negativamente a los solicitantes de una autorización de residencia no lucrativa en España, quienes normalmente presentaban a la hora de solicitar el correspondiente visado un certificado de su empresa indicando que conservan su puesto de trabajo y lo pueden realizar a distancia una vez estén en España. Asimismo, se verán perjudicados los profesionales del sector de las telecomunicaciones, acostumbrados a trabajar a distancia.

Esta medida se debe a que el Ministerio de Trabajo ruso considera que el empleador no puede cumplir con la obligación de garantizar un puesto de trabajo que cumpla con los requisitos de seguridad.