Si llevas más de tres años en España y no tienes ninguna autorización de residencia puedes tramitar una por circunstancias excepcionales (arraigo social). Para ello, será necesario que cuentes, entre otros requisitos, con un contrato de trabajo, de una duración mínima de un año y a jornada completa, con algunas excepciones. 
Contacta con uno de nuestros abogados y te informaremos.